Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Entradas etiquetadas como ‘madrid’

¿Qué Mourinho es defensivo? Mírame a los ojos, llevo una semana sin dormir

Estoy feliz. Lo estoy porque veo que un gigante, que estaba dormido, está comenzando a sentir en su rostro una luz que se cuela por la ventana y lo obliga a despertar de su sueño, uno que nos parecía que sería eterno. Este resplandor que azota sin clemencia su rostro es un llamado a la alegría, al buen fútbol, a los goles, a los festejos, al compañerismo, a los títulos, a las ganancias y a un Santiago Bernabéu rebosante de hinchas y de fe. Esta luminosidad milagrosa tiene nombre y apellido: José Mourinho.

Hoy vi como el Madrid le encajaba seis goles a un Racing de Santander preso del pánico debido al buen fútbol desplegado por el equipo de la capital española; no podía ser de otra manera, con Mourinho en el banquillo rival, cualquier equipo tendría miedo. El Racing se conformó con ir a buscar la pelota dentro de su arco y rezar para que el tiempo pasara deprisa, pensar en el próximo rival y creer que nada de lo que pasó este sábado ocurrió alguna vez.

No lo pude evitar, me alegré. Me alegré porque fui uno de los primeros en decir que Mourinho iba a sacar adelante a este Real Madrid hundido en una profunda crisis, me alegré porque me acordé de las personas “que dicen saber de fútbol” que dijeron que Mou era defensivo, que sus equipos jugaban feo y que no le gustaba el espectáculo. Ahora yo me pregunto ¿Marcar seis goles en un partido es jugar defensivo? ¿Marcas más de quince tantos en cuatro partidos es “jugar feo”? ¿Quién pone parámetros en el fútbol para decir cuándo se juega bonito y cuándo no?

Una cosa es saber armar una defensa sólida y solvente y otra es jugar defensivo ¿pero saben qué? Independientemente de la diferencia, Mourinho hace las dos cosas a la perfección y sin despeinarse. Es un tipo con una capacidad sobrehumana, un intelecto que, particularmente, jamás he visto en un técnico de fútbol. Es un hombre que trabaja cada día, que habla con los jugadores, que les brinda seguridad, les da confianza en sí mismos, y lo mejor de todo, siempre los protege de las críticas y del escarnio público.

Con Mou, los partidos no comienzan cuando el árbitro hace sonar el pitido inicial; con él, el compromiso arranca en el tablero unos días antes del encuentro, en la rueda de prensa de entre semana, en las concentraciones, en los almuerzos, en las charlas; en fin, el partido se está jugando justo después que el colegiado ha pitado en final del anterior. Por este simple hecho, Mourinho es una fuera de serie.

“Tengo mucho respeto a Mourinho como entrenador, con todo lo que ha logrado pero nunca será el técnico de mi equipo. Yo creo que un técnico tiene que hacer más cosas a parte de jugar bien, tiene que representar al club, a la institución, a los socios”. Éstas fueron unas palabras que dijo Johan Cruyff hace pocos días haciendo alusión al técnico portugués. No sé qué es para Cruyff “representar a la institución”, sólo sé que Mou la sabe de representar de una sola manera: Con títulos, con verdades, encubriendo a los jugadores por sobre todas las cosas, con muchos goles, con buenos partidos y respetando a la hinchada. Tal vez a Cruyff le sirvan otros métodos, pero Mourinho le va de maravilla con éste.

Con la simpática ironía que lo caracteriza, el técnico del Real Madrid respondió a este comentario de la siguiente manera: “Mira mis ojos, llevo una semana sin dormir”. Yo no soy madridista, así que les puedo asegurar que no llevo sin dormir más que unas cuantas horas; pero con un técnico de la capacidad del portugués, le puedo afirmar con total franqueza a cualquier hincha del Madrid que duerma tranquilo y confiado, que se siente enfrente del televisor y disfrute de este conjunto merengue que rebosa calidad y buen fútbol.

Todavía queda mucha temporada por delante y no debemos acelerarnos a los acontecimientos; el trabajo de Mourinho está muy lejos de ser culminado, pero me quedo con la certeza de que si veo a un madridista por las calles con unos ojos que demuestren que lleva tiempo sin dormir, es porque debe ser que es uno de esos que reprochó la llegada de Mou a la casa blanca y ahora no descansa tratando de buscar una excusa para las críticas que hacía meses atrás, y de las cuales hoy se arrepiente.

El equipo merengue está para grandes cosas, cuando vean a Casillas levantar las copas, se acordarán de mí.

Pronto veremos…

Anuncios