Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Entradas etiquetadas como ‘Ley Habilitante’

Con licencia para matar

Sé lo que están pensando, pero no. Este artículo no va hablar de ninguna de las películas de James Bond, ni mucho menos. A pesar de que soy un estudiante de Comunicación Social las audiovisuales se me dan bastante mal, así que no voy a hacer un análisis crítico de alguna de las películas del agente 007 y menos aún voy a realizar un análisis semiótico, ya que, la verdad, detesto todo lo que tenga que ver con símbolos, sus convencionalizaciones en la sociedad y sus funciones en la misma; todo ese rollo se lo dejo a las teorías de Saussure y de Pierce.

Debido a las fuertes lluvias que azotaron al país estas últimas semanas, nuestro presidente “pidió” a la Asamblea Nacional que se discutiera la posibilidad de que se le otorgara una ley habilitante para así poder enfrentar de mejor manera la crisis que dejaron las torrenciales lluvias a lo largo de la nación. Como nuestro presidente es un erudito y un visionario a la hora de reconstruir pueblos y ciudades enteras después de una catástrofe natural- pregúntenles a los habitantes de La Guaira-, él solo se cree capaz de organizar todo para que el país deje atrás este mal momento y sólo sea un mal recuerdo para los damnificados.

Lógicamente, decir que el mandatario “pidió” que se le otorgara una ley habilitante es simplemente un formalismo; si la Asamblea Nacional es casi completamente del PSUV ¿Qué creen ustedes qué pasó? Los diputados, como buenos lacayos, se bajaron los pantalones ante la petición del presidente y en cuestión de unos pocos días aprobaron la ley que le da el poder de tomar las decisiones que le plazcan en nueve campos diferentes de nuestra nación, tales como la infraestructura, transporte y servicio público, ordenación territorial, sistema socio económico, entre otros. Ojalá nuestro presidente y sus colaboradores fueran tan rápidos a la hora de tomar medidas para bajar esta inflación del 26% que nos hace llegar a fin de mes por los pelos ¿No creen ustedes?

La situación empeoró cuando los diputados le dijeron al país que esta Ley habilitante no iba a ser otorgada durante un año, como en un principio todos pensamos, sino que la aprobaron durante año y medio para poder “asegurar del todo” que los objetivos que se plantea el ejecutivo nacional se puedan llevar a cabo con precisión y sin apuro.

Para rematar la faena, ésta es sólo una de las tantas leyes que intentan aprobar de manera apresurada y a los golpes los seguidores del régimen antes de que lleguen a la Asamblea Nacional, en enero, los diputados de oposición. Como regalito de navidad, nuestros amigos chavistas de la Asamblea quieren aprobar una ley para quitarle la autonomía a las universidades y que de ahora en adelante todas las funciones y decisiones de cada una tengan que pasar por la revisión y aprobación del Estado venezolano ¡Felices navidades revolucionarias para los estudiantes, carajo!

Toda esta parafernalia creada por Chávez se le suma, que si bien los diputados de oposición llegan a comienzos del próximo año, va a ser imposible derogar todo este paquete de leyes ya que la oposición no cuenta con las tres quintas partes requeridas en la Asamblea para poder hacerlo. Las cosas no pintan para nada bien.

Ahora nos damos cuenta del error que cometieron los partidos de oposición cuando en las penúltimas elecciones para diputados se negaron a asistir a las urnas “porque Chávez iba a ganar con trampa las elecciones”, pues bien, fue peor aún porque ganó sin hacer trampa y con el consentimiento de todos aquellos que no están de acuerdo con sus políticas de Estado; simplemente, nos dejamos meter los dedos a la boca.

Con ese grave error queda bastante claro que ni en este ni en ningún otro país se puede hacer política sin políticos, porque cuando dejamos que la haga gente como la que se negó a ir a votaciones, ponemos en riesgo la democracia del país y he aquí las consecuencias.

Lo que hizo la Asamblea Nacional no fue darle una “Ley Habilitante” al presidente para que éste pueda solventar de mejor manera la pobreza y la desorganización que dejó la catástrofe natural, lo que le dieron fue la posibilidad de tomar un bisturí y hacer todas las incisiones que quiera a un cuerpo, llamado democracia, que yace en el suelo agonizando e inhalando lo que pueden ser sus últimas bocanadas de aire, y con ellas, los últimos sorbos de libertad para todos los venezolanos.

Pronto nos veremos…

Anuncios