Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Entradas etiquetadas como ‘Barcelona FC’

Calidad vs Táctica

Hoy se enfrentaron en el Camp Nou el Barcelona y el Arsenal inglés; diferentes ligas, diferentes entrenadores, pero una manera de jugar medianamente parecida; obviamente, teniendo en cuenta los diferentes jugadores de los que cuenta cada plantilla. El Barca había hecho un excelente trabajo en Inglaterra en el partido de ida hasta que se durmió en los laureles, faltando poco más de diez minutos para que el encuentro acabase, y el Arsenal espabiló del tibio juego que había desarrollado en los ochenta minutos anteriores y vacunó al equipo culé con dos golazos de contra cuando ya el encuentro expiraba.

Como la lógica marcaba, el partido de hoy fue muy diferente. El equipo español se hizo con la pelota desde el primer minuto e intentó ir al frente para remontar el marcador. El Arsenal sorprendió con un planteo táctico exquisito, y no por eso bastante arriesgado. Su juego se basó en la defensa pero sin renunciar al contragolpe. Nasri jugó un partidazo e intentó por todos los medios vulnerar a una defensa improvisada por parte de Guardiola, debido a las lesiones de Piqué y Puyol.

El francés lo intentó y en varias oportunidades logró generar un par de jugadas prometedoras, pero se encontraba muy solo arriba y la baja de forma de Cesc no ayudaba a la ofensiva. El equipo inglés salió a jugar a su manera y no apeló jamás al balonazo, jugando siempre desde su área; una apuesta bastante peligrosa teniendo en cuenta que se enfrentaban a Messi y compañía. Supuse que Wenger, entrenador del Arsenal, sabía lo que hacía, pero se equivocó. A un equipo como el Barca no se le puede andar con medias tintas a la hora de jugar muy cerca el balón de tu área; de hecho, el primer gol culé vino de un taco innecesario por parte de Fábregas que el medio campo barcelonista adivinó y robó la pelota, que fue filtrada a Messi, y como es de suponer, el argentino no falla oportunidades, y menos en esta circunstancias: Uno a cero a favor del Barca.

Me sorprendió que el equipo inglés haya ido a jugar a lo suyo en el Camp Nou. Si bien llegó pocas veces al arco rival, que haya ido a plantarle cara al Barca, que haya salido jugando siempre desde su área, que hayan descartado por completo jugar al pelotazo y que no se hubiesen agazapado en su arco cuando el resultado les era favorable, es algo digno de recalcar. De igual forma como lo subrayo, creo que le faltó un poco más de mesura a Wenger; a un equipo como el Barca no se le puede ir a jugar de tú a tú, y menos en su campo, cuando el resultado te es favorable. Está más que claro que el equipo de Barcelona posee la mejor plantilla y desarrolla el fútbol más espectacular del mundo, por lo que es poco probable que puedas salir airoso cuando este equipo va perdiendo y se viene encima de tu arco, y le pretendes jugar de igual a igual: eso es una locura.

Ahora bien, sin poner en tela de juicio la calidad y el potencial del equipo culé, se debe hacer un paréntesis en la expulsión de Van Persie; fue a todas luces una decisión legítima, pero no por eso deja de ser polémica e injusta. En el fútbol de hoy se ven miles de casos donde un jugador amonestado sigue una jugada, a pesar del pitido del árbitro invalidando a la misma, y en la mayoría de los casos el asunto no pasa a ser más que una reprimenda verbal por parte del principal.

Si bien la reglas dicen que en caso que esto suceda el jugador debe ser amonestado, lo cual hizo el árbitro y provocó la expulsión de Van Persie, dejando al Arsenal con diez, parece injusto y poco serio que esta regla sea ejecutada por la “apreciación” del juez principal y de una manera aleatoria o selectiva, en tal caso, dependiendo de las circunstancias y de los partidos, y no puede ser así.

¿Por qué al Arsenal y a Van Persie sí se le aplica la regla y a muchos otros futbolistas no? ¿Desde cuándo la justicia es “selectiva” con sus víctimas? Sin ánimo de ofender, les guste o no, el principal le ha echado una mano al equipo del Barcelona el día de hoy dejando a su rival con diez. La decisión está apegada a las leyes, pero es una disposición arbitraria por el simple hecho de ser “apreciativa” ¿Qué hubiese pasado si el Arsenal hubiese terminado con los once jugadores en la cancha? Eso ya es especular y no es la idea, pero el hecho está allí, y el error también.

En el segundo tiempo, en una de las muchas galopadas por parte de Nasri, el equipo inglés consiguió un córner que terminaría siendo gol tras un cabezazo en propia puerta por parte de Sergio Busquets. Este gol en vez de ser un baldazo de agua fría para el equipo español, lo que hizo fue incentivarlo aún más y por medio de una jugada colectiva de gran calibre entre Iniesta y Xavi, éste mandaría la pelota a las redes y estamparía el dos a uno. El equipo londinense no alcanzó siquiera en pensar en el alargue cuando ya Messi marcó el tercero por la vía del penal y allí se hundieron todos los sueños de los Gunners.

El Barca está en los cuartos de final tras un partido aguerrido y con mucha lucha por parte de los dos conjuntos. El equipo de Wenger murió como los caballeros ingleses: en la orilla y jugando a los suyo. No creo que sea un gran consuelo tras una eliminación, y más cuando siempre se busca ser el ganador, pero eso forma parte de la idiosincrasia del club y se respeta.

Ahora bien, el equipo culé sigue en su paso impoluto hacia el trofeo que lo consagre campeón de Europa, pero no sé por qué me parece que este Barcelona corre menos que el año pasado; ya no me sorprende tanto ni es tan aplastante como en campañas anteriores. Si bien, sigue jugando un fútbol de una espectacularidad indudable, hoy el Arsenal ha demostrado, tal como lo hizo el inter en año pasado, que éste no es un equipo invencible y que si se le hace un planteo táctico bien estudiado, el Barcelona puede hacer aguas.

Quizás esta forma “táctica” no es del todo espectacular ni mucho menos, pero enfrentarse a un equipo como este Barcelona es ir al choque entre un David y un Goliat, y si quieres ser el vencedor y no el vencido tendrás que jugar el partido desde el pizarrón del vestuario, porque si sales a darle cara, te irás a casa con el saco lleno.

Pronto nos veremos…