Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Entradas etiquetadas como ‘Barca’

El arte blaugrana

Mientras se desarrollaba el partido entre el Deportivo La Coruña y el Barcelona F.C, en la tarde de hoy, pensé que el título adecuado para este artículo era: Las pinceladas blaugranas; pero en ese momento apenas se había acabado el primer tiempo y el Barca ganaba por la diferencia mínima en un partido de fricción, lucha, garra y esmero por parte del Deportivo. A pesar de que la posesión del balón era casi exclusiva del equipo culé, no podía quitarle mérito al conjunto gallego que dejaba la piel con cada pique y llegaba al límite con cada intento de hacer daño con las pocas armas que dispone contra una maquinaria de la talla del Barcelona.

Cuando quedaban pocos minutos para que el encuentro expirase, descubrí que no podía bautizar con ese nombre este texto: se quedaba demasiado corto. Me di cuenta que no estaba en presencia de pinceladas de buen fútbol sino que estaba enfrente de nada menos que no fuera La Capilla Sixtina de Miguel Ángel ¡Por Dios santísimo! ¡Cómo juega de bien el equipo de Barcelona!

De nada sirvió la entrega y las buenas intenciones del equipo blanquiazul, los blaugranas hacían transitar la pelota hasta los lugares más recónditos del campo con una soltura, frescura y facilidad pasmosa. El balón iba y venía de un píe a otro con una seguridad que no deja de impresionar; como si la número cinco fuese una extensión más del cuerpo de los jugadores y la sintieran tan suya como siente tan suyo la libertad un bohemio.

Messi, Xavi, Iniesta y compañía hacen ver tan fácil el fútbol que a veces pienso que están jugando una “caimanera” de niños en el barrio donde crecieron. En este deporte donde cada vez se le da menos libertades a los que saben con la pelota y donde cada día se cuadrícula más el balompié es raro ver a unos jugadores que jueguen con tanta soltura dentro del terreno de juego y se diviertan de la forma como lo hacen; es que hasta en eso se parecen a unos niños.

Por suerte para el resto de los equipos que se ilusionan con ganar títulos, existen la táctica y la disciplina, que pueden ser las principales armas para contrarrestar este derroche de fútbol que es el Barca, porque algo está más que claro: si sales a plantarle cara y a jugarle al uno a uno lo más probable es que te devuelvas a casa con el saco lleno.

Todo parece indicar que a este equipo no lo para nadie y que hay potencial de sobra para arrasar con la Liga de Campeones así como los tanques soviéticos arrasaron con los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Valiéndome del símil, la lucha está allí ¿Quién se va a animar a plantarle cara a este monstruo? Voluntariamente, creo que nadie.

Por mi parte, sólo me queda por decir:

Pronto nos veremos…

Anuncios

El Barca también sabe de euros

La noticia que sacude el mundo del fútbol en estos momentos en donde Santa Claus y la religión son los que le quitan el protagonismo a los goles es que el Barca ha gastado más de doscientos setenta y siete millones de euros en fichajes desde que llegó Pep Guardiola a dirigir al conjunto blaugrana.

Cabe destacar que usar el verbo “sacudir” es simplemente una forma irónica de reflejar esta noticia. En este mercado donde siempre el agua sucia se la lleva el Real Madrid- en gran medida, con justa razón- es casi inverosímil pensar que el Barcelona F.C pueda gastar tanto dinero en fichajes cuando dice que es el equipo que mejor respeta a sus jugadores de la cantera y utiliza como eslogan su famosa frase: “Cartera no mata cantera”.

Y es verdad, el Barca es un conjunto que respeta mucho a sus jugadores de las divisiones inferiores y tratar de contradecir dicha tesis es un absurdo. Lo que sí es algo realmente preocupante es que con todo ese dinero hayan fichado trece jugadores, de los cuales apenas tres son titulares, otros tres son suplentes y los demás hayan tenido que abandonar el equipo porque no rindieron de la manera esperada o porque su comportamiento no fue el apropiado para una institución de la envergadura del Barca.

Entre los fracasos más rotundos de esta política de fichaje está la del sueco Ibrahimovic, que llegó con el ego por las nubes creyendo que el equipo iba a jugar para él, y cuando se dio cuenta que el colectivo era más importante que su persona, tuvo que hacer las maletas e irse con el rabo entre las piernas a Italia, un país donde supuestamente había ganado todo y no tenía ni la menor ilusión por volver ¡Vaya cinismo!

Así como el sueco, la lista se acrecienta igual que la preocupación por los fracasos de estos supuestos grandes fichajes. Chygrynskiy, keirrison y Henrique son los otros que costaron unos cuantos millones, pero de fútbol más bien poco. Las diferencias las siguen marcando los iniestas, los Xabis y los Messis que son siempre los protagonistas cuando de títulos se trata en el equipo Culé.

Maxwell, Keita y Mascherano son los que siguen contando, aunque casi siempre ven las acciones desde la banca. El argentino llegó como el gran fichaje a comienzos de temporada y apenas ha tenido posibilidad de transpirar un poco la camiseta; toda una incógnita sigue siendo su posible buen rendimiento en el club.

Algo está muy claro, aunque el Barca es el equipo que marca la pauta en España y es el grande a vencer en Europa, Pep nos está dejando cada vez más indicios que su instinto y sus colaboradores están fallando a lo que se refiere a la adquisición de nuevos jugadores para el club. Gastar más de doscientos setenta y siete millones en dos años se dice fácil, pero a decir verdad, estamos hablando de mucho dinero y, en gran medida, muy mal invertido.

Aun así, los jugadores de gran envergadura (Xabi, Puyol, Piqué, Messi) siguen siendo los inamovibles en la alineación y los que manejan los tiempos del buen fútbol desplegado por los catalanes; pero la directiva del club nos deja un mensaje claro: La chequera del Real Madrid es la que se lleva las portadas de los periódicos, pero cuando se trata de meterse la mano al bolsillo, tampoco es que el Barcelona F.C titubee mucho; y al fin y al cabo, por lo que se refiere a fracasos en fichajes, los dos conjuntos están bastante parejos ¿o no?

Pronto nos veremos…