Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Entradas etiquetadas como ‘Amorebieta’

Mi querido amigo, Amorebieta

Hace unas semanas los venezolanos nos despertamos con la noticia de que el defensor central del Athletic de Bilbao, Fernando Amorebieta, “le ilusionaba” la posibilidad de poder jugar con nuestro combinado nacional. Esto era posible a todas luces porque Amorebieta nació en nuestro país y poco después se fue a España. Basándonos en nuestra obsesión insatisfecha de jugar una Copa del Mundo, la noticia nos llenó de júbilo. Un futbolista de la talla del vasco estaba dispuesto a enfundarse la camiseta nacional y seguir alimentando las esperanzas de disputar un Mundial.

Si bien, Amorebieta siempre expresó sus ganas de jugar para España, pensé que se había dado cuenta que sus posibilidades en “La Roja” eran casi inexistentes y había optado por nuestro país por el reto que eso conllevaría para su carrera. La juzgué como una decisión sabia, no me pareció reprochable ni tampoco pensé que el jugador había visto a Venezuela como una opción secundaria, así que recibí la decisión con alegría.

Sintiendo que el jugador vasco hablaba con sinceridad, el director técnico de La Vinotinto, César Farías, lo incluyó en la lista de convocados para los encuentros contra Colombia y Ecuador, que forman parte de la Fecha FIFA que comenzará este viernes. Esto sería en comienzo de la desilusión.

El jugador no se expresó con respecto al llamado de la Selección Nacional; no contestó su celular y rehuyó a los llamados por parte de nuestra Federación ¿Qué habría pasado? Lo supimos un par de días después.

El jugador apareció y resaltó que declinaría el llamado por parte de Venezuela por causas que no explicó de manera clara. Poco después entenderíamos el meollo del asunto. Su técnico en el Bilbao, Joaquín Caparrós, tomaría el protagonismo de la polémica y declararía a los medios de comunicación que él y varios de su cuerpo técnico incitaron al jugador a que no aceptara el llamado de La Vinotinto ya que esto sería un error fatal para su carrera. “Todavía tiene posibilidades de jugar en España” sentenció el técnico del club vasco.

Allí comprendí en realidad qué sucedía. Amorebieta no ocultó nunca su deseo de jugar por España, de hecho, cuando Del Bosque llegó para dirigir la selección española, Amorebieta formó parte del primer llamado del nuevo cuerpo técnico, aunque no disputó ni un solo minuto en aquella convocatoria. Igual, el entrenador español no ha descartado nunca, al menos públicamente, que el jugador vasco no pudiese ser llamado para jugar con España.

Sintiendo que su verdadero lugar era la selección española, Amorebieta utilizó a Venezuela como instrumento de presión para que Del Bosque lo convocase y lo tuviese en cuenta ante la posibilidad de que él pudiera jugar para nuestra selección. La polémica surgió cuando la convocatoria por parte de nuestro país fue unos cuantos días antes que la de la selección española, así que el jugador vasco no sabría, sino unos cuantos días después, si el método de presión había sido efectivo y el técnico de España lo convocaría o no.

Al final, ni lo uno ni lo otro. España siguió sin convocarlo y la FVF perdió la paciencia y lo sacó de la convocatoria a raíz de su rechazo a la misma. A los pocos días de haber culminado esta novela, el jugador se presentó ante los medios de comunicación y expresó que su negativa a la selección venezolana no era definitiva ¿Coincidencia que después de no ser convocado por España diga que todavía piensa en la posibilidad de venir a jugar con nuestra selección? No lo creo. ¡Sí, somos plato de segunda mesa para Amorebieta!

No critico que quiera jugar para España; es la campeona del mundo, y además, él es un buen jugador que ya ha sido tomado en cuenta una vez por esta nación. Lo reprochable y realmente indignante es que Amorebieta haya tomado a nuestro país como parte de un juego siniestro para presionar a Del Bosque y lograr así que lo convocase y lo tuviese en cuenta.

Amorebieta se burló de nosotros, nos faltó el respeto, y peor aún, humilló nuestro fútbol desistiendo de venir a formar parte del grupo que jugará la Fecha FIFA. Fue falto de toda ética profesional lo que hizo “Mi amigo” Amorebieta; lo que da a entender el poco compromiso que tiene este jugador con el desarrollo que experimentamos y que soñamos culminar con la participación en el próximo mundial.

Nunca te prometimos una Copa del Mundo, pero sí mucho respeto; nunca te dijimos que ibas a ganar la Copa América, pero sí te ofrecimos entrega y sacrificio. No ibas a jugar con Xabi o con Iniesta, pero si te prometimos mucho respeto por tu trabajo; no te ilusionamos con campeonatos pero te ofrecimos admiración y reconocimiento por tu fútbol y tu persona; aún así, jugaste con los fanáticos de nuestro fútbol.

Nos demostraste que de venezolano sólo tienes la partida de nacimiento y poco más. ¡Nos fallaste!; no esperes de nosotros, o por lo menos de mi parte, otra cosa que no sea apatía y decepción por este juego en el que involucraste a un país que te abrió las puertas y se la jugó por ti. ¡Ya sabemos que esperar!