Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Archivo para enero, 2012

Entrevista imaginaria a Manuel Graterol

Las peores verdades se dicen jugando...

Manuel Jesús Graterol Santander, popularmente conocido como Graterolacho, fue un humorista, periodista, poeta, escritor y publicista venezolano. Defensor de la democracia y un creyente de que los medios de comunicación siempre tienen que ser “contrapoder”. A continuación, un “acercamiento” al que fue un gran hombre de este país.

Graterolacho:”La risa es solo una consecuencia anecdótica de lo que yo intento hacer”

El comediante asegura que la oposición está haciendo una labor correcta de cara a las elecciones presidenciales

 Conseguir una entrevista con Manuel Jesús Graterol fue algo parecido a las idas y venidas de Odiseo en su afán por volver a su hogar. Lo contacté por medio de su red social Twitter @Graterolacho y luego de llamarlo varias veces, y que me cancelara las citas tres veces seguidas, al fin nos reunimos en el Hotel Meliá Caracas una tarde de sábado para tomar un café. Al poco tiempo, comenzó a caer una fuerte lluvia y  al instante Graterol posó su mirada en la ventana y me dio la impresión que disfrutaba ver como las gotas de lluvia se desparramaban cuando golpeaban el cristal.

Su mirada fija a la ventana fue interrumpida por el mesero que le traía el café. Él pidió un guayoyo y yo un jugo de naranja. Me miro y enseguida y entendí que la entrevista debía comenzar en ese momento. Puse la grabadora encima de la mesa y en ese momento todo comenzó.

¿Cómo ha sido esto de representar el acontecer político de Venezuela durante tantos años?

Toda una aventura. Llevo en esto más de 50 años y la verdad es que nada de lo vivido hasta ahora ha sido un desperdicio. Por suerte, tengo la facilidad generar risas en la gente e intento hacer entender a las personas, por medio de este talento, todos los problemas y hechos que acontecen a nuestro alrededor. El humor es un arma excelente para ir en contra del poder, y eso es lo que he hecho durante tantos años.

¿Tú eres feliz haciendo reír a la gente o piensas que si esa risa no hace reflexionar a las personas no sirve para nada?

La risa es solo una consecuencia anecdótica de lo que yo intento hacer. Es verdad que sin ella la cosa perdería un poco de sentido, pero yo lo que busco es que después de esa risa venga un segundo de reflexión y la persona se diga: “Oye chico, la cosa está como fregada”. Que haga eso y luego intente involucrarse o que dé su opinión al respecto de esa problemática ya es una ganancia enorme. Eso es lo que se busca; claro, utilizando la risa las ideas llegan mucho más rápido.

¿Qué representó para ti el cierre de RCTV?

Un duro golpe. No fue fácil asimilar que un canal con tanta historia en nuestro país haya salido del aire. Fue un atentado a la libertad de expresión y la representación del miedo de muchos: No tener una vía para dar a conocer nuestra opinión.

Justo en este momento su celular sonó y me pidió disculpas. Se paró de la mesa, se apartó unos cuantos metros e intercambió algunas palabras con su interlocutor. Hacía muecas de disgusto mientras hablaba y me dio la impresión que no le agradaba lo que le decían.

Al minuto volvió a la mesa y me dijo que no podía continuar con la charla, que tenía que irse a solucionar un problema que no podía esperar. Le dije que me respondiera unas cuantas preguntas y que fuese todo lo breve que pudiera. “La nota está muy incompleta”, le expresé.

Se sentó otra vez a la mesa y apartó la taza de café a un costado. Le pregunté:

¿Por quién vas a votar en las primarias?

Por alguno de los seis candidatos.

¿Por qué tanto misterio?

Porque yo apoyo a la unidad.

¿Si ves posible un cambio de gobierno?

Sí. La oposición está haciendo muy bien las cosas. Me parece que esta puede ser la gran oportunidad de darle un giro para bien al país.

¿Dónde disfrutaste más participar, en la televisión o en la radio?

Creo que en la televisión, pero la radio me dio mi primera oportunidad de salir en los medios y eso se agradece.

Le di las gracias por su tiempo mientras se paraba de la mesa. Me estiró la mano, y le correspondí al saludo. Me pidió excusas nuevamente por la brevedad de la charla y se fue camino a la puerta de salida. Mientras apagaba y recogía la grabadora me di cuenta que Graterol apenas y había probado su café.

Pronto nos veremos…

Anuncios

Aconteceres

Porque en este país casi todos los aconteceres son sorpresas

Uno

Mi sentido pésame a mis amigos madridistas por la nueva derrota que les infligió el Barca. Se vio nuevamente que el equipo culé es una presa dura y que el Madrid no tiene- o no ha sabido- utilizar bien sus piezas para contrarrestar la calidad de su adversario.

Me fastidia un poco que hayan vuelto a perder porque soy un gran fanático de Mourinho y lo considero el mejor técnico del mundo, pero este no ha logrado hallar la fórmula. Igual el Real Madrid en mejores manos no puede estar y les aseguro que si Mou no los lleva a la victoria no creo que nadie más lo pueda hacer. Por favor que esta frase no suene mesiánica.

No gusta su juego defensivo y un poco “amarrete”, como dicen los españoles, del técnico portugués; pero a mí ese cuento de que “jugarle de tú a tú al Barca es la mejor opción” me parece risible. Al Barca hay que aguantarlo hasta donde se pueda y matarlos de contra- aprovechando que su arquero no es que sea de lo mejor- y después rezar, rezar, rezar…

Quizá se equivocó poniendo a Altintop por la lateral y metiendo de titular a Carvalho, un jugador que hacía rato que no jugaba por las lesiones. El Barca aprovecho ese “parche” de la lateral donde marcaba el turco y la cosa no fue bien.

Sigo teniendo fe en Mourinho, y creo que lo madridistas también.

Por cierto ¿Qué coño hace Pepe en el Real Madrid? Debería trabajar en una carnicería. Es un jugador impresentable y su respeto al rival es inexistente, infame…

Dos

Tengo un amigo que es hijo de un hombre que toda su vida militó en la izquierda radical y en la izquierda no tan radical también. A son de hoy,  sigue recitando los libros de Marx a cabalidad y me parece que no se entera- o no se quiere enterar- que ya la Guerra Fría fue hace mucho. Este señor, que por cierto es un gran hombre, acepta las “deficiencias” del proceso “revolucionario” que comanda Chávez y no apoya a ciertos hombres que rodean el entorno de su “líder”, pero explica él que en este país no hay más nadie que pueda desempeñar esos puestos  porque los de la oposición son peor; o que en tal caso es preferible tener en el cargo a alguien que apoye la gestión de Chávez, aunque lo haga mal, a tener a un opositor que lo haga bien porque en la política más valen los aliados que un detractor eficiente.

He intentado hacerle entrar en razón con respecto a ciertas cosas que históricamente ya han quedado atrás, pero que él sigue defendiendo; llegue a la conclusión de que cuando se desconfía de la democracia no hay argumento válido para hacer entrar en razón a alguien. Cuando te dicen: “Lo importante es que si el líder es bueno y está haciendo bien las cosas los demás no importa”. En ese momento yo pienso: “Esta vaina se jodió”.

Tres

Con su hijo estuve charlando el otro día mientras íbamos en el carro y yo manejaba por las autopistas oscuras de este país. Le ofrecí darle la cola y aceptó gustoso. Lo juro, no fui yo el que puso el tema de la política, pero él preguntó y yo no me hice el de rogar.

A pesar de las influencias de su padre- él también es un izquierdoso- estuvimos conversando sobre las cosas malas del país y me aceptó que las cosas no estaban tan bien como Chávez decía por la televisión y que era verdad que la nación no estaba yendo a un rumbo del todo venidero. Pero me dijo que la oposición de este país no servía para un carajo y que Chávez era un presidente mucho más presentable que cualquiera de los candidatos de la MUD.

“Yo quisiera que el candidato de la posición fuera bueno, pero no lo va a ser”, me expresó. “A estas alturas, con tal de salir de Chávez, votaría inclusive por el Pato Donalds”, le dije. Al final, antes de dejarlo en su casa, me dijo que en este país todo estaba medianamente bien y que todos éramos felices porque nos íbamos a las playas y bebíamos cada vez que queríamos. Por último, me preguntó: ¿Por qué, entonces, votaría en contra de Chávez? Yo tengo, por lo menos, cien razones para votar en contra de este pseudo demócrata, pero resumí todas en una: “Porque soy un demócrata y en las democracias tiene que haber alternabilidad en el poder”. El dinero y el poder envilecen, según Aristóteles.

Me dijo que era una buena razón y que le parecía un argumento inteligente y admirable. Luego que se fue supe que los suyos no generaron en mí esa misma impresión.

Cuatro

Hay muchas razones en este país, y en América Latina en general, para tener repudio o no aceptar que tus ideas políticas se acercan a la derecha democrática. Uno de mis amigos niega ser de Derecha pero al mismo tiempo cree en el mercado, en la propiedad privada y en el poco intervencionismo del Estado en la economía.

Él se empecina en decir que es de la Centro Izquierda, pero yo pienso que ese argumento inventado- de hecho, si es inventado no puede ser un argumento, o eso aprendí en la clase de Argumentación-  lo utiliza por el simple hecho de cubrirse de ese manto “humanístico y social” que emanan las ideas de izquierda, pero que no por eso dejan de ser falsas.

Él sueña con ser político, ya sé cómo ganará votos entonces.

Cinco

La Vinotinto jugará un par de amistosos en la ciudad de Phoenix  contra Estados Unidos y México. Los dos partidos la Selección Nacional los jugará con los futbolistas de la liga local. La verdad, con estos dos partidos, aparte de ver fútbol por TV, que ya de por si es agradable, no hay más nada rescatable que mencionar.

Los jugadores titulares seguirán siendo los titulares y por más bien que juegue uno u otro vinotinto el día de hoy, lo máximo que conseguirá es ser tenido en cuenta entre los suplentes para los partidos de eliminatorias.

Estos juegos no sirven de mucho, la verdad, quizá saquen una que otra sorpresa en las siguientes convocatorias para partidos oficiales, pero poco más.

Seis

Le pregunté a un profesor en estos días si tenía un plan B si Chávez gana las elecciones de octubre. Le dije bromeando si ya había hecho sus balsas para irse remando a Curacao o a Trinidad y Tobago y escapar del apocalipsis que representaría 6 años más de Chávez, y eso si no se le da por dejar de jugar al demócrata, y mi profesor me dijo: “Yo no tengo plan B porque como dice Laureano Márquez: “Yo no me pelo como termina toda esta vaina”.

¡Qué así sea!

Pronto nos veremos…

Detrás de la alegría de los goles

La ocasión de entrevistarlo se dio gracias a un trabajo que me mandaron a hacer en la universidad. Decidí que dicha tarea la haría con algún periodista deportivo, para así hacerle cuestionamientos con respecto a muchas interrogantes que los fanáticos del fútbol tenemos y que a veces por cuestiones de tiempo o temática es imposible que ellos aborden por los canales de televisión o las emisoras de radio.

La idea era que las respuestas se realizaran por twitter, ese era el ejercicio periodístico que el profesor quería que hiciera, pero el entrevistado me dijo que las preguntas iban a ser más fácil de responder y con mejor desarrollo si se las enviaba a su correo y discutíamos por ahí ¿Cómo negarme a tener un intercambio de ideas mucho más profundo, así sea a detrimento de mi trabajo universitario, con ese periodista? Acepté.

Defensor de nuestro fútbol, sabedor de nuestra historia futbolística,  verbo crítico a las incongruencias de nuestro balompié, luchador por nuestro desarrollo deportivo… presentador del programa Fútbol al Día en Canal Plus e hincha entregado de nuestra Vinotinto: este es Ignacio Benedetti y he aquí sus respuestas:

 El desarrollo de nuestro fútbol es innegable, pero ¿Para que nuestro crecimiento sea aún mayor deben existir cambios en la FVF? Eso si tenemos en cuenta que el presidente y algunos directivos siguen siendo los mismos de hace muchos años. ¿Debe existir alternabilidad?

Deben existir cambios en la dirigencia de nuestro fútbol para que los avances sean continuos y permanentes. Jugadores con cualidades siempre han existido en nuestro fútbol, si a eso le sumamos la preparación que de manera individual han tenido un grupo de entrenadores jóvenes tenemos cómo resultado los momentos positivos que venimos viviendo desde hace una década más o menos. Pero la dirigencia actual no ha entendido la necesidad de dar un paso al costado y dejar que nuevas personas actúen en nuestro fútbol.

La necesidad del cambio pasa porque aún vivimos un torneo de primera división en donde se transmiten 3 partidos como mínimo, lo cual reduce el nivel de competitividad al no entregar a los entrenadores la posibilidad de grabar todos los encuentros para así analizar a futuros rivales. Es un torneo que tiene alrededor de un 40% de sus participantes sumidos en importantes deudas que no van a saldar porque la historia así lo certifica. Además de problemas como partidos con situaciones anormales (violencia, falta de efectivos policiales, tormentas de lluvia, etc) que no son resueltos de la misma manera, es decir, ni si quiera desde la FVF son capaces de respetar las normas que ellos mismos han asignado para los torneos nacionales. Ni hablar de otras divisiones cómo la segunda, segunda b, tercera, etcétera, en donde el criterio que priva es el de la improvisación.

Mientras no se produzca la llegada de una dirigencia estudiada y respetada, los éxitos serán esporádicos, al estilo del fútbol Boliviano, cuando el ejemplo a seguir es Ecuador.

 ¿Crees conveniente que La Vinotinto no tenga una sede fija para jugar las eliminatorias? Países como Colombia (Barranquilla) hacen de su estadio parte de la táctica para sacar aún más provecho de la localía…

Vivimos en un país con muchos elementos que pueden ser detonantes de violencia. entre ellos está la sensación de propiedad que puede generar en un estado o región la aparición de partidos de la Vinotinto. Puede parecer populista pero me genera gusto que la selección juegue en varios estados, no sólo por el público sino porque hay elementos que pueden generar ventaja, cómo por ejemplo haber llevado a Argentina a la humedad de Puerto La Cruz. De todas maneras soy un creyente que en este deporte importa poco la localía, más allá de lo que dictan las estadísticas, ya que viendo el comportamiento de los seleccionados “grandes” creo que el camino pasa por desechar complejos y jugar con la misma voluntad en cualquier lugar. Maradona en las eliminatorias pasadas llevó a su selección a jugar en Rosario porque creía sacar ventajas y salió con un 1 a 3 en contra. Cierto, no somos Brasil, pero es el camino que debemos recorrer.

El Caracas FC desde que implementó la filosofía de jugársela con la cantera ha estado en la pelea, pero no ha logrado ganar títulos ¿No debe haber un mayor equilibrio entre la cantera y los  experimentados en el primer equipo? Clubes como Boca Juniors siempre se la han jugado con un balance entre las dos cosas- nunca dándole más importancia a lo uno o a lo otro-  y han logrado grandes cosas…

Me sorprende el comportamiento del Caracas, porque con las recientes contrataciones (Meza, Gómez, Guerra, los importados) se desvían de la idea que vienen vendiendo hace mucho tiempo. Caracas empezó a desarrollar esa filosofía de la mano de hombres cómo Noel Sanvicente, Rodolfo Paladini, Nelson Carrero, John Giraldo, Daniel Nikolac y muchos más, pero la crisis que derivó en la salida de Noel quiso ser tapada con la mayor mentira dicha por esa directiva: el proyecto era Bencomo. Digo mentira porque quienes nombraban anteriormente formaron  a Toyo, Camacho, Romero, Rouga, Vizcarrondo, Guerra, Vargas, Paúl Ramírez, Aristeguieta, Alexander González, Jorge Casanova, Edgar Jiménez y muchos más, por ende no se entiende la actitud directiva más allá de justificar la falta de triunfos recientes.
En el fútbol hay una frase que dice: “los chicos ganan partidos, los veteranos títulos”. Coincido, debe existir siempre un equilibrio, sobre todo porque cuando aparecen los momentos complicados, son los veteranos los encargados de transmitir algo de tranquilidad. Pero lo dicho, hay que esperar y ver este Caracas con refuerzos.

El Zamora FC nos sorprendió ganando el clausura y ahora el CD Lara consigue el apertura ¿Crees tú que estas victorias de equipos “no grandes” son casos aislados o que son proyectos que están respaldados con una directiva que fomenta las divisiones inferiores y mantiene un manejo económico diáfano para que los resultados se repitan a futuro?

Son casos diferentes. Zamora fue el resultado del mejor semestre en la carrera futbolística de muchos jugadores, aunado al bajón de equipos grandes llamados a ser protagonistas y, por supuesto, el muy buen manejo del cuerpo técnico. Pero ahí no quedó nada sino un trofeo y una clasificación a Copa. No hay proyecto, no se forman jugadores ni hay una idea que sobreviva ante los malos resultados. En nuestros equipos todo está supeditado a lo que suceda en primera, mientras que de tanto admirar al Barcelona, olvidan que puede que entren y salgan jugadores y entrenadores en la primera, peor el trabajo en inferiores seguirá siendo el mismo porque hay un norte, una hoja de ruta.

En esa coherencia quiere navegar Lara. No conozco a su directiva pero si a su cuerpo técnico y entiendo que ellos son gente de presente y futuro, es decir, quieren formar jugadores para el futuro, pero reitero, el tema debe pasar por una hoja de ruta que no sea modificada por los resultados en primera, porque esto es fútbol y siempre se puee empatar o perder. Por eso la constancia y la fuerza de los directivos es importante a la hora de hablar de proyectos y sostenerlos en el tiempo. Además, es tan difícil esto que Caracas, a falta de confirmación del tema de las ventas de González y Martínez, apenas ha podido vender “bien” a Ronald Vargas.

Este es un deporte tan particular y tan difícil de entender que Caracas, siendo el equipo mejor organizado de nuestro país, no gana siempre, y a veces tiene que observar cómo equipos de maletín salen campeones.

Otro tema es el apoyo económico: mientras las gobernaciones y alcaldías sigan metiéndose en el deporte profesional cómo propietarios de equipos, seguiremos viendo inversiones que buscan el resultado inmediato y no la base para un futuro promisorio. ha pasado con el UAM, Zamora, Estudiantes y muchos más.

Pronto nos veremos…

Las preguntadas razones

No lo entiendo y no espero entenderlo

Desde que comenzó la temporada de béisbol en nuestro país más de uno se me ha acercado afiebrado a preguntarme de qué equipo soy o que jugador de este deporte admiro y respeto. Se van desilusionados al saber  mi respuesta: No, no me gusta el béisbol. Les expreso que me parece un juego carente de emociones y de una trivialidad desesperante. Es mi opinión, pero no les gusta y se van mirándome con cierta pasmosidad, como si yo fuera un extraterrestre.

Tengo que aceptar que cuando llega octubre y la televisión y la radio me bombardea con información de la tabla de clasificaciones y de los últimos juegos de nuestro béisbol, me convierto en un hombre frío, acanallado, de mal humor, avinagrado, vengativo, mal hablado e intolerante casi a extremos musulmanes.

El hecho es que este “deporte” me hace sentir una repulsión que incluso me hace sorprenderme a mí mismo. Me educaron para ser un hombre tolerante y plural, pero creo que en este caso las cosas no están funcionando.  Con cierta vergüenza tengo que aceptar que en mis años pueriles tuve el mal atino de inscribirme en la academia de béisbol cercana a mi casa, y con rencor les digo que desperdicié un mes y medio de mi vida practicando eso que algunos valientes son capaces de llamar deporte.

En fin, a pesar de ser venezolano digo con total orgullo que me importa un carajo el béisbol y que no soy de esos que creen que tomar cerveza mientras que con la otra mano se tiene un guante se pueda llamar deporte. Para todos aquellos que me miran raro cuando les digo que yo no formo parte de ellos y que no comparto su desafuero por un bate y un guante, he aquí mis razones.

¿Por qué no me gusta el béisbol?

Uno:

Es el único deporte en el mundo donde mandar la pelota a la mierda significa que eres una gran deportista. En este deporte ser el más bruto de todos representa que eres el que más sobresales. En cualquier otro juego (tenis, golf, tenis de mesa, etc) mandar la pelota fuera del lugar de juego representa incapacidad, pero aquí no ¡Aquí eres el mejor! Cosas extrañas… se premia al más bruto. Eso de la inteligencia deportiva es único y exclusivo del manager.

Dos

Es el deporte donde es más recurrente encontrar doping positivo. Nuestros amigos los beisbolistas tienen esa mala costumbre de atiborrarse de cuanta vaina vean por ahí para poder rendir en el terreno de juego. Aquí no solo se aplaude al más bruto, sino que para ser brutos necesitan ayuda de anabolizantes y esteroides para que así la pelota llegue a las gradas. Yo creía que la estupidez y la brutalidad eran cosas innatas en el ser humano, pero ellos me han demostrado que para ser brutos brutos de verdad necesitan de algunos medicamentos. El ser humano siempre se supera.

Tres

Es el único deporte en el mundo donde tener 40 kilos de sobrepeso representa que seas un campeón y te etiqueten con el adjetivo característico de este juego: Ese carajo si está “papeado” ¿Qué es estar papeado?  Según la RAE esa palabra no existe, pero según el significado que le damos nosotros, significa un hombre de gran corpulencia, muy musculoso y de gran físico.

Esto a mí me parece un significado coherente, pero ¿Desde cuándo estar gordo representa estar “papeado”? A mí que no me vengan a joder, yo tengo 12 kilos de más y de “papeado” no tengo un carajo; soy gordo y punto, y lo acepto con dignidad, no como esos fanáticos que dicen “papeado” mientras que su ídolo se para el  home y es incapaz de correr decentemente a la primera base.

Yo crecí con la certeza que la obesidad era mala y que acarreaba problemas de salud y de imagen, pero según el béisbol estar gordo es ser un atleta ¿Ya yo seré un atleta o tendré que engordar 12 kilos más? ¿Podré ganar el maratón de Nueva York entonces? Que algún especialista en este deporte me guíe, por favor.

Cuatro

Para nadie es un secreto que soy un ferviente fanático del fútbol, pero este escrito no tiene la intención de hablar de fútbol, y mucho menos compararlo con el béisbol; eso no interesa. Lo menciono para hacer una comparación. Cuando mis amigos y yo vamos a jugar al fútbol las únicas preguntas que nos hacemos son ¿En qué cancha vamos a jugar? ¿Cuánto somos?- y esta es opcional, ni siquiera la hacemos siempre,  y la más importante de todas ¿Hay balón?

Así de fácil es jugar al fútbol, pero en el béisbol lo más deprimente es que en vez de ser la primera pregunta cuánta gente hay o si hay suficientes guantes, el cuestionamiento primordial de todos mis amigos que juegan a esto es: ¿Quién lleva la caja de cerveza y la cava?

Que me disculpen mis amigos beisboleros pero que estén más pendiente de sus cervezas que del juego que van a practicar ya la cosa empezó mal. Además, hasta donde yo tengo entendido, eso del deporte y el licor no es que vayan mucho de la mano… peculiaridades de este “deporte”.

Cinco

Las veces que me he puesto a ver el béisbol- cuando era niño lo veía relativamente bastante, eran momentos de irracionalidad- me he dado cuenta que la exigencia física que tienen los jugadores a lo largo del partido son casi inexistentes. Se paran allí bajo los rayos del sol- quizá esto sea lo más complicado, cuando el juego es de día, claro- con sus lentes y su gorra y esperan pacientemente a que el batazo esté dirigido a su lugar en el campo. Si el bateador no tiene el atino de mandar la bola por donde te encuentres podrás estar parado un buen rato sin más que hacer excepto de ser un espectador dentro del terreno de juego.

Aparte de esto, algunos amigos beisboleros han tenido la desfachatez de poner en entredicho este argumento al decirme que los beisbolistas pueden jugar hasta 4 partidos por semana mientras que los futbolistas apenas y con suerte logran jugar dos. Obvio, este argumento es una estupidez porque un futbolista por partido puede llegar a correr más de ocho kilómetros ¿Cómo los beisbolista no podrán jugar 4 partidos a la semana si el juego consiste en estar parados hasta que les llegue la pelota? Yo no peleo con ellos, hay luchas donde la humillación que vas a infligir es tanta que no vale la pena pelear.

Claro está, al único que le brindo mis respetos es al pitcher (o como se escriba esa vaina) porque es de aceptar y admirar que lanzar una bola a 90k/h no es para nada fácil. Para todos ellos mis más sinceros y transparentes respetos.

Seis

Siempre me educaron con la premisa que uno se tiene que vestir de una manera cómoda para que la ropa no te moleste y así evitar estar acomodándosela enfrente de las demás personas porque eso es de mal gusto, en especial cuando la molestia radica justo allí. Pero eso en este deporte no parece importar y los tocamientos genitales ya parecen más bien formar parte del juego, aunque creo que no aportan demasiado.

Es cierto, un pelotazo allí generaría mucho dolor, y posiblemente algunos daños. Créanme, todos los hombres hemos tenido la desdicha de sufrir golpes en la zona baja y el dolor en incuantificable, pero ¿Para qué mierda los beisbolistas se tendrán que tocar cada cinco segundos? ¿Será que no saben que sus genitales no se irán para ningún lado, que ellos no vuelan? Es verdad que la protección puede molestar, pero ¿molesta cada tres segundos?

Eso de estar haciendo eso es de mal gusto, o eso me enseñaron mis padres, y más cuando estás enfrente de las damas, pero ya veo que en  el béisbol la cosa no importa demasiado.

Siete

Si en este deporte se tiene que correr ¿Cómo harán para hacerlo utilizando pantalones? ¿En cuál deporte que se tenga que correr constantemente se utilizan pantalones para hacerlo, por más que sean muy “cómodos”? Creo que en este juego no parecen tener del todo claras las indumentarias necesarias para hacer deporte de la manera más cómoda y tratando de sacarlo el mayor provecho físico a los atletas.

Ocho

¿Cuál es la funcionalidad de estar masticando chimó o una gran pelota de chicle a toda hora? Algunos me dicen que para calmar la sed, pero ¿No hay potes de agua cerca? ¿No pueden esperar a que se cierre el ining para beber, como lo hacen los futbolistas después de estar corriendo 45 minutos?

¿Se ve bonito escupir con cara de malo cada 10 segundos? ¿Qué función tiene eso?  ¿Es muy fashion? Aquí no tengo argumento alguno, simplemente que alguien me explique, por favor.

Yo no enseño nada, ustedes vivan como quieran, si les gusta el béisbol pues me alegro por ustedes. Soy un demócrata y la pluralidad es una de mis banderas, pero ahora que saben mis razones para odiar este “deporte”, por favor no vengan a tocarme las narices diciéndome que soy un mal venezolano porque no me gusta esta cosa que muchos denominan “deporte” pero que para mí son un manojo de pseudodeportistas que nunca aprendieron del todo a correr.

Mientras tanto, disfruten las pocas semanas que quedan de temporada mientras yo trato de seguirle huyendo a las noticias beisbolísticas en la radio y televisión.

¡Ya falta poco para que esto acabe! ¡Tendré paz! por lo menos hasta octubre…

Pronto nos veremos…