Hört der Regen auf Strasse zu füllen

Archivo para julio, 2011

El miedo a la muerte

Son sólo pocas las personas que tienen la valentía y la seguridad de decir y sentir que no le tienen miedo a la muerte.  Muchos sociólogos afirman que la función primordial de las religiones es esa: Apaciguar el miedo de los seres humanos a ese hecho ineluctable  como lo es morir. Aquel momento tan temido por muchos ha sido utilizado por otros tantos para alentar y azuzar el valor a las masas y lograr que vean el fallecimiento, no como un hecho terrorífico, sino como una respuesta y un resultado digno de sus actos y su gallardía.

Desde hace muchos años veo por las calles de Venezuela esa palabra escrita en muchas pancartas y letreros del gobierno; la utilizan, o la utilizaban, con una seguridad y una firmeza-aparente- que incluso llegué a pensar muchas veces que ese lema de “Patria, Socialismo o Muerte” era una fiel réplica, independientemente de las posturas políticas, de un calco exacto del sentimiento que embargaba a todos y cada uno de los allegados a Chávez y a su gobierno.

Ahora que el presidente se encuentra enfrentando una grave enfermedad, que lo mantendrá recibiendo tratamientos médicos indefinidamente, éste comenzó a dar muestras de que eso de la valentía revolucionaria y de ver la muerte como un final digno y meritorio para todo revolucionario es simplemente una palabrería barata que forma parte de un discurso inflado de populismo y de pocas verdades.

A pesar de que Chávez me parece un personaje errado y con ideas políticas impresentables y caudillistas, siempre lo consideré un hombre que estaba dispuesto a morir por sus pensamientos y sus ideas. Ahora que lo veo cambiando el lema de su gobierno y diciendo “Viviremos y Venceremos” me di cuenta que no sólo es un político pusilánime sino un revolucionario de palabras, y un ser tan cobarde como cualquier otro.

No me da la cabeza para imaginar, si quiera,  a Fidel Castro diciéndole a sus incondicionales guerrilleros que ya que tenían la posibilidad de morir en combate era preferible que el lema de batalla fuera “Patria y Vida, Venceremos”, tampoco me imagino a la guerrilla sandinista en lo mismo o a Lenin y Trotscky diciendo esas frases revolucionarias tan escuálidas. ¿Dónde quedó la seguridad de Chávez cuando decía que la muerte era una ofrenda digna para todo revolucionario y toda persona que lucha por sus ideales? ¿Dónde está ese discurso donde la muerte era un resultado posible, pero no por eso deshonroso, para un revolucionario? Ahora que Chávez está viendo de cerca la muerte ¿Su espíritu revolucionario desapareció y dio paso al miedo?

Con mis palabras no quiero decir que Chávez no sea humano, y como la mayoría, no tenga derecho a temerle a la muerte; lo que está más que claro es esa palabra para el presidente no es sinónimo de valentía, victoria  y sacrificio revolucionario, sino simplemente una palabra que forma parte de un discurso inflamado que busca adeptos, y poco más.

Tanto que Chávez hablaba de la muerte y de la valentía de muchos guerrilleros para que las distintas revoluciones triunfaran,  ¿y ahora cambia el discurso? Tengo el presentimiento de que la muerte se hará esta pregunta: ¿Tanto hablaste de mí y ahora que me tienes cerca me rehúyes y me tienes miedo?

La muerte llegó a mover masas y se llegó a ver como un sacrificio necesario porque traería el bien común a la sociedad; ahora que veo al presidente con su discurso lleno de esperanza y con un rechazo casi furibundo hacia la muerte, me dio cuenta que el que dirige las riendas de nuestro país no es ningún revolucionario convencido sino un oportunista, que tuvo la inteligencia de conseguir un discurso atractivo para una sociedad venezolana harta de escuchar lo mismo durante tanto tiempo.

Ahora Chávez se intenta vender como un mártir y como un revolucionario que enfrenta una nueva y gran lucha en su vida contra una enemiga, que hasta hace poco, era su aliada y su primera arma para alimentar los argumentos irracionales que expresa cuando le place en cadena nacional.

Woody Allen siempre ha dicho que no es que le tenga miedo a la muerte, sólo que no quiere estar allí cuando llegue. Les aseguró que Chávez tampoco querrá estar allí, y que le tiene tanto pánico a la muerte como cualquier “reaccionario” y escuálido.

Ya la muerte no forma parte de su discurso ¿Qué treta o ardid se inventara para sustituirla? Su imaginación es grande, seguro que algo se le ocurrirá.

Pronto nos veremos…

 

 

 

Una más de las promesas incumplidas

Hace ya más de un año que el país tuvo que enfrentar una grave crisis eléctrica que trajo como consecuencia fuertes racionamientos pautados, y no tan pautados, a lo largo de todo el territorio nacional. Un par de meses después,  el gobierno le comunicó a la nación que el problema ya estaba resuelto y que todo volvería a la normalidad.

Al comienzo, el Jefe de Estado Amortiguó las críticas de la oposición diciendo que la sequía que azotaba a la nación en ese momento había causado aquellos apagones repentinos, que luego se convertirían en medidas gubernamentales para atacar el problema. Aunque la oposición intentó echar por tierra este argumento, las razones del gobierno eran verosímiles y todos los venezolanos esperamos con resignación y paciencia que la madre tierra nos diera el regalo de las lluvias, y por consiguiente la tan apetecida electricidad.

Luego, la lluvia llegaría a nuestro país y el servicio eléctrico normalizado parecía una promesa cumplida por parte de Chávez hacia el pueblo venezolano. A pesar que después de las lluvias aún se contabilizaron algunos pocos casos de fallos en el servicio eléctrico, que el gobierno explicó como “Averías debido a ciertos animales que se comían los cables o saboteaban los cercos eléctricos”, los venezolanos pudimos decir que ya todo el problema estaba resuelto.

Hace ya un par de meses que la prensa comenzó a hacer público nuevamente que en el interior del país se vienen realizando frecuentes cortes al servicio eléctrico sin razón aparente. Paralelamente, se comenzaron a contabilizar en las emisoras de radio más y más quejas de ciudadanos de estados como Falcón o Zulia que le exigían al gobierno que les dieran respuestas ante los seguidos fallos en el servicio eléctrico del que eran víctimas.

Aún recuerdo, no sé si con gracia o tristeza, que cuando la problemática surgió, hace ya más de un año, el gobierno afirmó categóricamente que el problema de la luz no era debido a la falta de inversión o a la falta de mantenimiento al sistema eléctrico sino única y exclusivamente por la sequía del país. Ahora, olvidando aquella negativa, el gobierno aprobó hace poco  la Ley de Uso Racional de la energía, obligando así al pueblo venezolano a cohibirse de usar la electricidad a su antojo, debido a que esto le acarrearía fuertes multas en caso que exceda la cantidad de luz permitida mensualmente.

Yo me pregunto, ¿Esta ley no es una afirmación a las quejas de la oposición, donde ésta decía que la crisis eléctrica no se debía a la sequía sino a la falta de mantenimiento e inversión? ¿No es esta ley un eufemismo para aceptar diplomáticamente por parte del gobierno que ha dejado de lado la inversión en el área eléctrica? No se me malinterprete, todo esfuerzo para cuidar la naturaleza y hacer conciencia en los venezolanos para que cuiden al planeta está bien recibido, lo indignante es que se utilice este argumento para tapar la incapacidad de este régimen de administrar de manera efectiva y coherente los recursos,   y seguir en su tozudez de negar que no tienen responsabilidad alguna en las fallas eléctricas que ahora hacen mella nuevamente en el interior del país.

Una vez más, el gobierno faltó a su promesa y se vio envuelto en su propia incapacidad para solventar en problema. Los que vivimos en Caracas o en sus ciudades dormitorios, por suerte, no tenemos que padecer ,frecuentemente,  los cortes eléctricos ya que Caracas, aparte de ser la capital,  es una ciudad políticamente muy sensible y someterla a cortes eléctricos podría significar para el gobierno consecuencias devastadores en su popularidad.

Me temo que la solución al problema no está en hacer una ley para controlar el uso de la electricidad, el verdadero inconveniente es otro, ¿Por qué en vez de crear leyes no invertimos una buena cantidad de dinero para mejorar el sistema eléctrico? ¿Por qué en vez de regular no creamos? ¿Por qué en vez de hacer tantas leyes no nos ocupamos?

Venezuela es el tercer país en el mundo que más legisla y nuestros problemas siguen allí ¿Una ley será la solución a la problemática? Me temo que no.

 

 

Miedos e interrogantes provenientes del exterior

La situación política de nuestro país pica y se extiende. Hace unos cuantos días contactó conmigo, vía Facebook, una estudiante de Comunicación Social de Perú que estaba haciendo una investigación sobre la libertad de expresión en Venezuela. Tuve la oportunidad de conversar un poco con ella e intercambiar unas cuantas ideas políticas, en una charla muy interesante y amena.

Me dijo que estaba haciendo una investigación sobre Venezuela y que estaba muy interesada en saber mi postura sobre la situación política de nuestro país y cómo ésta estaba afectando nuestro derecho a la información y a la libertad de prensa. Le dije que con gusto la ayudaría con su investigación y me mandó estas preguntas, que ahora pienso compartir con ustedes, que sintetizan sus dudas y sus interrogantes.

Todas estas preguntas forman parte de aquella curiosidad que muchos estudiantes de Comunicación Social en el exterior sienten con respecto a nuestro país, y debo confesar que mientras respondía sus preguntas se me hacía un nudo en la garganta al tratar de explicarle, y observar cómo se asombraba, ante la situación lamentable en la que se encuentra nuestro país.

No es de extrañar que esto suceda, si muchos venezolanos no se terminan de enterar que estamos al borde de un abismo, es normal que en otros países aún se encuentren un poco suspicaces con respecto a nuestra situación política. Aquí les dejo la entrevista; espero que la disfruten.

¿Desde cuándo tienes el blog?

Poco más de un año (14 meses)

¿Qué te impulso a crearlo?
Me impulsó a crearlo mi fanatismo a la escritura. También lo vi como un medio para dar a conocer mi opinión con respecto a las problemáticas, disyuntivas y escollos que sufre a nivel político, económico y social la sociedad venezolana. Es un medio alternativo para dar a conocer mi voz de una manera simple, práctica, y gracias a las redes sociales, con un alcance más o menos grande.

¿Qué opinas del presidente Hugo Chávez? ¿Lo consideras un dictador?
Sin lugar a dudas, Hugo Chávez es un dictador. No es un dictador de la manera clásica como concebimos a este tipo de personas. Chávez es un presidente que tiene una legitimidad de origen innegable y pese a los rumores que siempre existen en todos los países del mundo cuando de una elección se trata, él ha ganado ya varias elecciones con un margen más que respetable contra sus adversarios, a excepción de las últimas votaciones en donde se eligió una nueva Asamblea Nacional y la oposición superó por votos al oficialismo mas no ganó más escaños. Aunque parezca raro, en este país, por lo menos en lo que se trata a las votaciones para la Asamblea Nacional, no gana el que más votos tenga, difícil de creer pero cierto.

A pesar del origen legítimo irrefutable que tiene Chávez, su legitimidad de desempeño deja mucho que desear. Venezuela es un país que ahora enfrenta una grave crisis en la población privada de libertad, ya que nuestras cárceles están abandonadas y los presos viven hacinados en unas condiciones deplorables.

Hace más de tres semanas se produjo un motín en una de las cárceles (El Rodeo II) y la Guardia Nacional ha sido incapaz de solventar la situación, entre otras razones porque los presos están mejor armados que la misma Guardia. Esto sin contar las condiciones lamentables de nuestras carreteras y la grave crisis eléctrica que enfrenta el país, más que todo en el interior, donde la población se enfrenta a duras sesiones de racionamiento de electricidad ya que la demanda ha subido y el gobierno no tomó las medidas del caso.

Éstas son algunas de las infinitas razones del mal desempeño de nuestro Primer Mandatario; ¿Cuáles son las razones de considerarlo un dictador? En Venezuela no existe independencia de poderes públicos: Aquí el que manda es Chávez, si él decide que un juez tiene que ir preso, así no hallan pruebas hasta entonces, al día siguiente el juez está encarcelado por la simple orden del presidente. Asimismo, este gobierno ha hecho innumerables cantidad de expropiaciones, muchas sin razones verdaderamente lógicas o aparentes, y en muchos casos no se les ha pagado el dinero adeudado a los afectados.

Este gobierno le niega el acceso a los medios de comunicación opositores a los debates de la Asamblea Nacional, o si un ministro va a dar una rueda de prensa sólo los canales oficialistas tienen acceso a la sala; a los medios opositores los dejan afuera junto a un televisor que transmite en directo la conferencia y desde el televisor es que los periodistas pueden grabar la sesión. Está demás decir que, obviamente, no pueden hacer ningún tipo de pregunta a ningún funcionario público.

Cuando se está haciendo una investigación periodística, las secretarias de los funcionarios o ministros le dicen a los medios opositores que para que ellas le faciliten expedientes tienen que tener una orden de su jefe para que puedan tener acceso a ellos, expedientes que son de dominio público y que cualquier ciudadano debería tener derecho a revisarlos. Por otra parte, por el simple hecho de escuchar el discurso que maneja el presidente ya se sabe cuáles son sus intenciones.

Él ha despreciado en centenares de ocasiones la importancia de los partidos políticos en una democracia y abala esa teoría en la famosa frase de Bolívar de que “cuando cesen los partidos bajaré tranquilo al sepulcro”. Se ha cansado de menospreciar los gobiernos anteriores a él, lo que él llama “La Cuarta República”, y se ha erigido como el “mesías” o salvador del pueblo venezolano. A todo esto le debemos agregar su menosprecio a la alternabilidad del poder, donde ya ha dicho que él sería presidente de Venezuela hasta el 2021, para celebrar así bajo su mandato en bicentenario de La Batalla de Carabobo. Para esto, hace algunos años llevó a votación una enmienda constitucional en donde el presidente podía ser electo de manera indefinida mientras tuviese mayoría.

Aquellas votaciones arrojaron que el pueblo venezolano rechazó esa enmienda y desaprobó esa idea de la reelección indefinida para el presidente y otros cargos. Chávez se negó a aceptar su derrota de aquellas votaciones y se hizo de algunas artimañas constitucionales para volver a llevar a votación aquella propuesta; esta vez su proposición salió victoriosa y la reelección indefinida para el Primer Mandatario se legalizó.

A esto le debemos sumar el cierre de medios de comunicación social que son adversos a su gobierno, como lo fue RCTV, el canal más longevo y de mayor tradición en la televisión venezolano y gran opositor a su mandato, como también más de 50 emisoras cerradas tras que el gobierno les negara las concesiones. Aparte de esto, más de una vez se ha visto el caso de que el gobierno le ha negado los dólares de CADIVI a la prensa opositora para que no puedan importar el papel para sus periódicos y así sabotear su tiraje.

También debemos agregar la politización que ha sufrido la Fuerza Armada en este país desde el gobierno de Chávez. Constitucionalmente, las Fuerzas Armadas de este país son apolíticas y están a las órdenes de su pueblo, pero ya no es raro ver a los militares y soldados gritar consignas políticas a favor del gobierno de Chávez, así como jurarle lealtad y defender con la vida “este proceso revolucionario”. La pregunta es: ¿Qué harán los militares, si le juran lealtad a Chávez, con esa otra mitad de venezolanos que no están de acuerdo con su gestión cuando salgan a protestar? ¿Van a defender, así sea utilizando la violencia contra su pueblo, al presidente Chávez? Preguntas sin respuesta.

Un gobierno que politiza a las Fuerzas Armadas, viola la alternabilidad en el poder- cosa tan importante en toda democracia-, cierra medios de comunicación social que son adversos a sus ideas, le prohíbe la entrada a los medios opositores a las ruedas de prensa de los funcionarios del gobierno y a las deliberaciones de la Asamblea Nacional, sabotea el funcionamiento de la prensa escrita opositora, menosprecia la importancia de los partidos políticos, tiene como aliados a gobiernos de un origen democrático tan debatibles como China, Cuba, Irán y Bielorrusia y trata a sus opositores de “apátridas”, “Golpistas”, “Espías de la CIA” y “burgueses”, no se puede tratar de otro tipo de gobierno que no esté liderado por un dictador o por alguien que tiene serias intenciones de serlo. Como dicen muchos de los venezolanos: “Hasta ahora vivimos en una dictadura “ligh””, de allí nuestro miedo de que Chávez vuelva a ganar las elecciones en el 2012, cosa que puede ser bastante factible. La democracia no es solo ganar elecciones, va mucho más allá de eso.

¿Qué opinas de su gobierno?
Que es un gobierno demagógico, basado en un liderazgo carismático insuperable como el de Chávez- algunos incluso lo han llegado a comparar con el de Hitler, que no es poca cosa-, total y absolutamente personalista, con un discurso populista, basado en una ideología política desfasada e inviable, como lo es el socialismo.

Un gobierno que ha expropiado grandes empresas e intenta construir un sistema totalmente estatizado, donde el emprendimiento individual o privado se ve de mala manera, un gobierno que ha sumergido a este país en una inflación que ronda el 30%.
Venezuela es el único país en toda Suramérica que aún se encuentra en recesión económica desde la grave crisis mundial del año pasado.

También en el último Memoria y Cuenta que dio a conocer el presidente Chávez, éste dijo que el Presupuesto Nacional estaba elaborado con el precio del barril de petróleo a 40 dólares. Actualmente, el barril ronda los cien dólares y todos los venezolanos nos preguntamos a dónde van esos sesenta dólares restantes que no están siendo tomados en cuenta en el presupuesto: El gobierno no habla de ello.

PDVSA, desde que este gobierno llegó al poder, produce un millón de barriles menos que hace diez años, lo que demuestra la ineptitud y el clientelismo que hay en las empresas públicas de este país. Éstas son sólo unas de las miles de razones que hay para desaprobar este gobierno.
¿Qué opino de este régimen? Que es la peor calamidad que ha sufrido Venezuela desde que en 1958 se instaurara la democracia. No ha habido nada más corrupto, impresentable, inepto y populista en toda nuestra historia que el gobierno de Chávez. Los venezolanos estamos al borde del abismo, sólo que algunos no se terminan de dar cuenta aún.

¿Qué es la libertad de expresión para ti? ¿Cuál es su importancia?
La libertad de expresión es el deber, el derecho y el placer de dar a conocer tu opinión sobre cualquier cosa, en cualquier lugar y donde te plazca hacerlo. La libertad de expresión es la herramienta fundamental para hacer de una sociedad algo lo más justo posible y crear debate e intentar crear consenso para llegar a un acuerdo. La libertad de expresión es la herramienta fundamental para que nada pueda ser impuesto y puedas tener participación en todo lo que te importe y te convenga.

¿Cuál es su importancia? Que es uno de los pilares fundamentales de toda democracia para que ésta sea eficiente y resuelva los problemas de su población. Sin comunicación no hay entendimiento, y sin entendimiento todo se convierte caótico.

¿La libertad de expresión ayuda a fortalecer la democracia?
¡Por supuesto que sí! La democracia es el sistema político en donde las partes llegan a un consenso, y aunque siempre gana la mayoría, la democracia tiene instituciones y sistemas para que siempre esa minoría tenga participación y sea respetada. ¿Cuáles son esos mecanismos? Entre algunos más, los medios de comunicación son pieza fundamental para que tanto las mayorías como las minorías puedan ser escuchas y puedan ser atendidas sus demandas.

La opinión pública es un filtro importante para los gobiernos, ya que ellos son los que aprueban o desaprueban una gestión, y la única manera de crear una opinión pública en su verdadera dimensión es con la libertad de expresión. Es más, sin libertad de expresión y sin opinión pública no hay democracia; son cosas inseparables.

Aunque siempre hay intereses de por medio y la corrupción se encuentra tácitamente en todo sistema político, la democracia es el sistema menos despótico y el que le brinda más privilegios a la ciudadanía. Como diría Winston Churchill: “La democracia es el peor sistema político creado por el hombre, con excepción de todos los demás”.

¿Qué opinas del control de las grandes cadenas de radio y televisión?
Que es una cosa común en gran parte del mundo y que mientras la población esté consciente y enterada de que esas grandes cadenas defienden intereses propios, no debe haber ningún problema. No es lo más sano porque si grandes cadenas poseen muchos medios de comunicación, éstos pueden estar monopolizando gran parte del flujo de la información hacia la ciudadanía, y eso es grave. Pero mientras haya grandes medios y medios independientes en el mercado que compitan con estas “grandes cadenas” se va a poder seguir viendo la contraparte de la noticia. Lo importante radica en que el ciudadano tenga diferentes fuentes de información.

¿Qué pros y contras le encuentras a la intervención del gobierno en los medios?
La única cosa positiva que le veo a la intervención del gobierno en los medios es que debe hacer presencia en el momento que se esté violando alguna normativa o reglamento específico con respecto a lo que publica o da a conocer. En el único caso en que estoy de acuerdo con la intervención es que se demuestre que el medio miente de manera airada y descarada a la población con el contenido que publica, pero aun así es un tema bastante delicado de tratar.

De por sí, yo no estoy de acuerdo con el gobierno se involucre de ninguna manera en las publicaciones de los diferentes medios. Si se vive en democracia esto no puede pasar. Se puede hablar de que quizás el medio miente o no da a conocer la noticia en sus verdaderas dimensiones; pero esto es un pensamiento muy antiguo, en el que se creyó hasta la década de los sesenta cuando creían en la “objetividad” y en la “verdad”, pero creer en eso ahorita es insensato.

Hace ya mucho tiempo que se sabe que la objetividad periodística no existe- somos sujetos, y por consiguiente somos subjetivos- por eso no podemos dar una noticia de una manera “objetiva”. Todo medio o periodista se involucra en la noticia o en la pauta que cubre, y hasta sin darse cuenta, involucra sus sentimientos en ella y plasma en su manera de escribir o de relatar la noticia su sentir a la misma.

Por eso es que es muy difícil decir que uno u otro medio miente, porque es obvio y natural que cada quien vea la noticia de una manera diferente, según sus pensamientos, su cultura y su formación. Es por esto que no creo que el gobierno deba intervenir en ningún medio. El problema no está en que un canal vea la noticia de ésta o aquélla manera, la gracia está en que la audiencia siempre pueda cambiar de canal y ver la contraparte de esa misma noticia en otro medio.

Es más, creo que cuando el gobierno interviene un medio es un claro indicio de tiranía, intolerancia y de desconocimiento del juego democrático.

¿Sientes que en Venezuela existe libertad de expresión? ¿Por qué?
En la actualidad, en Venezuela existe de una manera bastante clara aún la libertad de expresión, pero está se desvanece poco a poco. Las medidas gubernamentales han hecho que la libertad de expresión vaya en detrimento mientras que el Estado se apropia y crea cada día más canales, prensa y radios oficialistas, dejando en minoría los medios opositores. Hoy, son alrededor de 11 televisores de señal abierta y a escala nacional, de clara tendencia oficialista, las que hay en Venezuela.

En cambio, la oposición apenas cuenta con un solo canal de esas mismas características (Globovisión), aunque también tiene a otro canal (Televén) que también es de “cierta tendencia” opositora. Que sean 11 canales contra dos muestra una clara predisposición del gobierno a monopolizar el flujo de la información, y eso sin contar los canales regionales.
Chávez dentro de su discurso siempre sataniza a los medios opositores y los trata de “desinformadores”, lo que muestra que la democracia no es una cosa que se le dé muy bien que digamos.

A esto le tenemos que sumar el cierre de RCTV y de más de 40 emisoras de radio, así como la infinidad de procesos judiciales que tiene pendiente Globovisión, tras demandas del gobierno por asuntos variados a este medio opositor.

Para mí, es una muestra clara de ensañamiento a los medios privados y opositores a su régimen. Aún se ven canales opositores y periódicos con una línea editorial antichavista, pero el gobierno se ha hecho de muchas artimañas para sabotearlos, como también lo es una demanda que ahora tiene el periódico opositor El Nacional por publicar en primera plana una foto mostrando las condiciones deplorables en que se encuentra la morgue de Caracas. El gobierno explicó su demanda señalando que “una foto así podía dejarle secuelas terribles a cualquier niño venezolano”.

¿Hay libertad de expresión en Venezuela?

La hay, pero cada día se complica más y se ponen más trabas para hacer uso de ella.
Tenemos entendido que Chávez les entregó la licencia de RCTV a jóvenes que querían tener participación en los medios de comunicación. ¿Es verdad? ¿Qué opinas de ello?
Desconozco esa parte de que les haya dado participación a jóvenes que querían participar en los medios; esa información me es esquiva, no te puedo afirmar nada.

Lo que pasó con RCTV fue que el gobierno les negó la concesión al declarar que el canal incumplía unas normativas y que sacaba al aire programas en horarios que no estaban permitidos. Apenas cerró RCTV, y también les negó la oportunidad de salir al aire por cable, el gobierno abrió un canal que se llama TVES, que fue el que vino a sustituir a RCTV.

En tal caso que eso sea cierto que el gobierno haya puesto a las órdenes este canal para que fuese dirigido por jóvenes con ganas de hacer televisión, me parece una idea espléndida. Lo realmente reprobable y reprochable hacia este gobierno fue que ellos prometieron que ese canal iba a ser de corte totalmente social, pero a cambio de eso nos encontramos con un canal totalmente politizado y que sirve como medio de propaganda para el gobierno, nada más.

Allí vemos un ejemplo más de las intenciones de monopolizar la información e intentar hacer calar en la sociedad venezolana el mensaje del presidente, cosa que no están logrando ya que el rating de los canales del Estado no supera el 4%.

¿Los venezolanos tienen derecho a comentar libremente sus inclinaciones políticas?
Hasta ahora, sí. Pueden comentar sus inclinaciones políticas en cualquier espacio público. Aunque obviamente hay ciertas partes o ciertos estados donde se apoya a un bando o al otro y hablar mal de ese bando te puede significar que algún radical te pueda dar una buena paliza. Hay que saber dónde hablar de política para evitar correr riesgos innecesarios, pero esto no forma parte de ninguna tetra o mandato del gobierno, ni mucho menos.

Por ejemplo, en Caracas hay un barrio que se llama 23 de enero y es completamente chavista, como también hay otro barrio que se llama Petare y es muy opositor; todo depende de las zonas.

¿Cómo crees que el gobierno justifica el recorte de la libertad de expresión? ¿Cuál es el discurso que maneja el presidente?
El discurso que maneja el presidente es que los medios opositores responden a los intereses de la clase alta venezolana que intenta seguir explotando al pueblo para seguir enriqueciéndose a costa de su trabajo.

También justifica sus arremetidas contra los medios diciendo que muchos de éstos responden también a los intereses, a cambio de dinero, de Estados Unidos. Asimismo, el oficialismo dice que en muchos de estos medios existen espías de la CIA que están haciendo trabajo de espionaje para buscar la manera de echar por tierra a la revolución. Para mí, nada más lejos de la realidad y nada más paranoico por parte del gobierno.

Asimismo, justifica el recorte a la libertad de expresión diciendo que los medios opositores tergiversan la información y la manipulan para crear caos y hacerle creer al pueblo una realidad que no es la que se vive en el país. De allí que tenga tantos medios de comunicación el Estado e intente frenar la libertad de expresión, para hacerle creer al pueblo que su verdad es el Status Quo de las cosas.

¿Tienes conocimiento sobre la ley RESORTE (Responsabilidad social para radio y televisión) y sobre las nuevas políticas de control del contenido en Internet? ¿Qué opinas sobre ellas?
La ley resorte es una mazmorra de prohibiciones estúpidas con respecto al contenido que tienen que pasar los medios de comunicación en ciertos horarios. La Ley RESORTE tiene como base ideológica que dependiendo de lo que la gente vea en la televisión, esto puede ocasionar que el individuo cambie su manera de ver las cosas o que los “alienen” por el contenido de la programación.

A mí me parece una ley, valga la redundancia, basada en una ley tan desfasada como la Aguja hipodérmica, en donde se cree que un individuo no tiene suficiente sentido común para rechazar o criticar una noticia que le dé cualquier medio.

A mi modo de ver las cosas, creo que es un conjunto de leyes que limitan la libertad de expresión. En una democracia un medio debería decir lo que le plazca en el horario que le plazca, cosa que no sucede en este país.

Lo único que rescato de la Ley RESORTE, cosa que es realmente positivo, es que ahora los medios de comunicación tiene la obligación de darle oportunidad al talento nacional de crear su propio programa y no comprar tantos programas del exterior, es lo que se denomina “Producción Nacional Independiente”, por lo que todos los canales están en la obligación de crear programación nacional dándole la oportunidad al talento nacional y así desarrollarlo.

Eso es lo único bueno que le veo a la Ley RESORTE.

¿Alguna vez has sido atacado o criticado por lo que escribes en el blog? ¿Conoces experiencias de otros bloggeros o periodistas?
En la mayoría de mis escritos siempre he tenido comentarios favorables a lo que expreso en mi blog, pero me imagino que debe ser porque mi círculo social, a excepción de unos cuantos, que tampoco es que sean pocos, tienen ideas políticas muy parecidas o favorables a las mías y por eso nunca he tenido comentarios en contra de mis artículos. Un par de veces sí me han comentado personas adeptas al gobierno, la mayoría amigos, echando por tierras mis argumentos y criticando mi manera de pensar y acusándome de “apatrida” o cosas parecidas. Siempre leo los comentarios, respondo a sus argumentos y los hago públicos en mi blog, ya que no le temo ni al debate ni a las críticas.

Nunca he sido atacado, ni mucho menos, por mi blog y por las opiniones que doy a conocer. Si he asistido a foro con periodistas y ellos sí han comentado sobre las trabas gubernamentales para dar a conocer la información a los medios opositores o también han comentado que han sido golpeados o amenazados por sus opiniones, pero casos de personas muy cercanas a mí nunca he tenido.

¿Crees que en otros países se debe actuar igual a como actúa Chávez?
¡Jamás! Para lo único que sirve Chávez y su gobierno es para saber que así es como no se deben hacer las cosas. Lo peor que puede hacer cualquier país, aunque creo que Perú lo hizo con la elección de Humala como presidente, es copiar algo de este gobierno populista, mediocre y con tendencias irrefutables a aplicar doctrinas dictatoriales.

¿Te parece una buena iniciativa la creación del canal Telesur?
Como lo dije con TVES, es una buena iniciativa si fuese un canal de televisión y no un medio de propaganda política. Es una buena idea muy mal llevada a cabo. El Estado jamás debe tener tanto poder comunicacional, pero este gobierno lo tiene: eso es un mal presagio.

¿Crees que los medios de comunicación son importantes para la comunicación y la forma en que se ve a un país desde otro?
¡Por supuesto que sí! No lo son todo, pero si colaboran a darle una buena o mala imagen a un país en el exterior. Por ejemplo, desde el programa de Laura Bozzo, algo totalmente bochornoso, la imagen que muchas personas en el exterior se hicieron de los peruanos era la de gentes inculta, idiota y sin dientes. El problema no radica en que ese programa o equis canal salga al aire, el problema está en que el ciudadano pueda ver otro canal y ver la contraparte de esa realidad que primeramente te dio el primer canal.

¿Qué crees que puede hacer la comunidad internacional para intervenir en Venezuela? (organismos como la OEA, por ejemplo)
Muy a mi pesar, creo que no van a hacer nada. No sé si puedan hacer algo, pero una cosa es hacer, otra cosa es querer y otra es poder. La OEA es un organismo que actúa en casos muy puntuales, y me temo que manejado por sus propios intereses. Éste es un ente que está para salvaguardar la paz, preservar la democracia y los derechos en los pueblos del mundo, pero ¿Qué hizo la OEA cuando Fujimori disolvió el congreso e hizo lo que le dio la gana con él y con la política peruana? ¿Qué hizo la OEA cuando Chávez cerró medios de comunicación? Nada.

Mucho me temo que no harán gran cosa, recuerda que cada país es “soberano” de tomar las medidas que consideren necesarias para sí misma, y si lo que pasa en Venezuela no les trae consecuencia a ellos no creo que muevan un dedo por hacer algo.

Yo no pierdo las esperanzas y espero que sí tomen medidas, pero es sólo esperanza.
Creo que la Unesco intentó mediar con el gobierno debido a las más de 1600 demandas por parte de periodistas venezolanos diciendo que han violado sus derechos al trabajo y han sufrido golpes intentando llevar a cabo su labor y el gobierno hizo caso omiso de las demandas de los comunicadores y de la Unesco.

¿Cómo han cubierto los medios los problemas de salud de Chávez y qué opinas de todo el asunto?
El tercer estadio de Bryce dice que la voluntad del pueblo siempre tiene que estar sobre la del mandatario o el que detente el poder, pero en este país eso no se cumple del todo. Chávez, al ser un empleado público, le debió dar explicaciones al país desde un principio con respecto a su salud, pero lo ocultó hasta donde se le hizo posible, hasta que tuvo que dar la cara y dar a conocer la verdad.

Hasta la semana pasada, donde dio a conocer su enfermedad desde La Habana, los medios oficiales decían que Chávez estaba perfecto y que sólo lo habían operado de un acceso pélvico. Los medios opositores no lograban obtener más información que la escueta que daban los funcionarios del gobierno que no les quedó de otra que comenzar a especular sobre la salud del Primer Mandatario.

De hecho, fueron los medios opositores lo que dieron la noticia, antes que el mismo Chávez la diera, de que el presidente tenía cáncer. Los medios oficialistas negaron esa información y se mofaron de los medios opositores ante “la imaginación de éstos”.

Ahora, cuando Chávez ya dijo que tenía cáncer, los chavista le exigen a los medios opositores respeto a la salud del presidente y hacia su persona. No hacen más que decir que es un tema delicado y que la oposición se burla de todo ello.

Los canales opositores están indignado ante la noticia porque el gobierno no fue capaz de contarla desde un principio, además que Chávez violó la constitución, ya que el Presidente no puede ejercer sus funciones fuera de la geografía nacional y Chávez siguió ejerciendo su puesto desde La Habana antes de darle el puesto a su vicepresidente. Eso lo prohíbe la constitución, pero el gobierno bien gracias.

Por ahora, la oposición especula que la enfermedad de Chávez va a ser utilizada como un símbolo de lucha más de su proceso político y le va a sacar provecho a su cáncer para darse una imagen de invencible.

Hasta ahora, ese es el clima de opinión.

¿Qué sabes del Movimiento Global Bolivariano? ¿Crees que esté llegando a otros países como Bolivia y Ecuador? ¿Crees que llegue a Perú con Humala?
Pienso que sí está llegando a Bolivia y a Perú, pero creo que se desvanecerá tarde o temprano por lo inviable del proyecto y no trascenderá a otros países del mundo. Aquí en Venezuela, aunque yo nunca las he visto, existen milicias antiimperialistas, y un montón de cosas más de ese tipo, que son jóvenes ideologizados que supuestamente están preparándose para defender a Venezuela de la invasión del imperio y qué sé yo cuántas barbaridades más de esas.

De hecho, aquí en Venezuela existe una cosa que Chávez llama “Guerrilla Comunicacionales” que, hasta donde tengo entendido, son muchachos que están detrás de las noticias de los medios para ver si es verdad lo que publican y tomar medidas legales sobre esos medios si ellos “comprueban” que son cosas falsas las que publican. ¿Dime quién va a comprar este sistema político tan desfasado? Tarde o temprano, morirá.

Las ideas del presidente Chávez fueron ideas políticas fracasadas en China, en Cuba, en Vietnam, en la Alemania Comunista, en la Unión soviética y fracasarán en mi país. Debes recordar que Bolivia y Ecuador son aliadas de Venezuela, pero tengo el presentimiento que esas ideas compartidas del “Socialismo del Siglo XXI” vienen de la mano también de muchos intereses que comparten los tres países, en especial Bolivia y Ecuador con Venezuela sobre el precio preferencial del barril de petróleo que les da Chávez.

Con respecto a Perú, tengo que decir que el peor error que pudieron cometer los peruanos fue haber votado por un militar golpista y antidemocrático, como lo es Humala. Tengo serias dudas con respecto a esa postura democrática y de consenso que tomó los últimos meses de su candidatura presidencial para dar una imagen de una persona racional y democrática. Esa fue la misma imagen que tomó Chávez en 1999 cuando llegó a la presidencia y de ese sujeto al que vemos ahora como presidente han cambiado muchas cosas.

Humala, pese a sus promesas, creo que va a ser un aliado de Chávez y estoy seguro que tomará muchas de las medidas antidemocráticas de Chávez para aplicarla en Perú. Antes que nada, Humala fue un militar y en las promesas de los militares jamás se debe creer. Los militares están hechos para dar y obedecer órdenes, no para crear consenso.

Vislumbro un futuro muy negro al pueblo peruano con su nuevo presidente. Ojalá que el Congreso lo pueda mantener a raya, o en tal caso que se dé el milagro que cumpla con sus promesas electorales.

En conclusión, pienso que muchas cosas de este gobierno llegarán a Perú, quizás en menor manera, pero llegarán. El problema está en si Humala tiene el suficiente liderazgo carismático, como el de Chávez, para seguir detentando el poder aun cuando su gestión presidencial sea un desastre. Todo está por verse.

¿Cómo imaginas a una Venezuela sin Chávez? ¿Mejor? ¿Peor? ¿Más democrática? ¿Anárquica?
A la hora que se vaya Chávez estaremos en un país con las instituciones democráticas destruidas, debido al personalismo de su gobierno, estaremos enfrente, sin lugar a dudas, de un país aún más dividido y polarizado de lo que es ahorita y una nación con decisiones políticas y económicas trascendentales que tomar.

Cuando se vaya el chavismo del poder, el próximo gobierno deberá descentralizar toda la economía, que ahora se encuentra fuertemente estatizada, tomar medidas neoliberales e impopulares para tratar de recuperar nuestra economía, la cual está clientelizada y con una dependencia al precio del petróleo como nunca antes se recuerde en este país.
Sin lugar a dudas, será un gobierno que estará al frente de un proceso de “transición” en donde se intentará legitimizar nuevamente la práctica de la democracia, la importancia de los partidos políticos, de los medios de comunicación etc.

Sí, será un país mejor, más democrático, más creyente de las instituciones, más plural, menos lleno de odios y mucho menos anómico de lo que es ahora. Será un proceso largo, pero creo firmemente en que este país se podrá recuperar después de tantos años de mal manejo y de demagogia.

Todo estará en las manos de los ciudadanos en diciembre de 2012.

¡Qué siga la ROBOlución!

Pronto nos veremos…

Un culto a la demagogia

Un culto a la demagogia, eso fue lo que todos los venezolanos vimos el pasado 5 de julio, fecha en la que se conmemora nuestra independencia. Muchos pensaron que la salud del presidente estaba aún delicada y que no podría volver al país hasta pasado unos cuantos días más después de su alocución desde La Habana, contándole al pueblo venezolano sobre su detectado cáncer. Cuán ingenuos fuimos aquellos que creímos esto ¿Cómo era posible pensar que Chávez no vendría a formar parte del parapeto que se realizó este lunes en Los Próceres para la conmemoración de “nuestra independencia”?

Pongo entre comillas “nuestra independencia” porque eso fue simplemente un eufemismo por parte del gobierno para decir: “Venimos a celebrar la vuelta victoriosa al país de nuestro comandante”. Como hacer eso era una falta de respeto a nuestro antepasados valientes, que lucharon por la libertad de nuestra nación, pues simplemente se aprovecharon de la fecha para festejar con bombos y platillos la vuelta del presidente.

Para los que vieron el desfile conmemorativo o se informaron luego de éste, se pudieron dar cuenta que, aunque parezca insólito, las hazañas de Bolívar quedaron de lado y los honores y el culto se los llevó el presidente. Los locutores oficialistas al parecer se olvidaron de que fue Bolívar, Miranda y compañía los que forjaron la independencia de nuestra nación y no Hugo Chávez. “Todos los honores a nuestro líder de la revolución bolivariana que ha vuelto como un cadete para cumplir con el designio de Bolívar para hacer una patria libre”, vociferaban los narradores gubernamentales.

Las preguntas que nos hacemos muchos venezolanos son: ¿Quién le dijo al presidente Chávez que él era el mesías y el elegido para seguir con los designios de nuestro libertador? ¿Será que le correspondió esa tarea por derecho divino? Quién sabe, quizás el oficialismo se cree que aún estamos en la Edad Media.

Bajo un sol inclemente desfiló nuestro Ejército Nacional junto a los soldados de los “aliados de la revolución”, entre los que se encontraban los Bielorrusos y los chinos. La nota diferente que nos conseguimos los venezolanos esta vez es que, si bien los honores de esta parafernalia se los llevó el presidente, éste estuvo bastante tranquilo y no fue el protagonista, como en los doce años anteriores, de la festividad; estuvo muy tranquilo y dejó que fueran esos pobres soldados, que sufrían el sol avasallante, los que resaltaran esta vez.

Seguramente esta actitud pasiva del Primer Mandatario en el desfile sea consecuencia clara de la terrible enfermedad que lo aqueja, que lo obliga a limitarse lo más posible y alejarse de esos discursos interminables y de su verborragia irracional. Me gustaría creer que quiso pasar desapercibido porque tenía remordimiento de conciencia por haber violado la constitución y haber dirigido al país desde Cuba, cosa que nuestra Carta Magna prohíbe, pero eso sería ser muy ingenuo.

Ante el derroche de demagogia y politiquería que reinó en nuestra festividad bicentenaria, no puedo dejar de pensar que toda aquella celebración, lastimosamente, no fue hecha para todo el país sino nada más para la parcialidad oficialista. ¿Cómo creer que eso fue un evento que incluía a todo el país si en gran parte del acto solo se habló del presidente? Difícil de entender.

Lo único que puedo sacar en claro de esta celebración bicentenaria es que ésta fue una muestra más de que estamos al frente de un gobierno total y absolutamente personalista, en donde Chávez es un líder inamovible e insustituible y donde la figura del presidente está por encima de las instituciones. El gabinete chavista sin Chávez hace agua, y si éste no está para marcar la pauta todos se miran las caras sin saber qué hacer.

Por último, debo confesar que me dio mucha tristeza ver como nuestra Fuerza Armada gritaba “Patria, Socialismo o Muerte”. Y pensar que siempre en nuestro país, desde que se instauró la democracia, el Ejército Nacional había sido un ente totalmente apolítico y verlo ahora hecho un instrumento más del capricho de Chávez, y observar como esos soldados gritaban consignas políticas, me llenó de tristeza y vergüenza. Para colmo de males, el gobierno tiene el descaro de decir que el ejército está a las órdenes del pueblo y no bajo el reglamento de una tolda política ¡Qué cinismo!

No me cabe la menor duda que nuestra política ha desmejorado mucho con el mandato de Chávez y mi único miedo es que los venezolanos pensemos que éste es el Status Quo de las cosas. La esperanza se vislumbra en las elecciones presidenciales del 2012. ¿El liderazgo carismático de Chávez logrará que vuelva a ganar las elecciones? O por el contrario, ¿la realidad sacudirá al pueblo de su letargo? Quién sabe.

¡Qué siga la ROBOlución!

Pronto nos veremos…

La revolución sin cárceles

Recuerdo que los marxistas utópicos siempre daban por sentado que el ser humano era bueno y que la igualdad social se lograría gracias a la voluntad innata y natural del hombre a ser una persona de bien. Según ellos, el mundo estaba lleno de desgracias y menesteres a causa de una clase dominante que explotaba a la mayoría del pueblo para enriquecerse a costa de la miseria de los menos favorecidos, y así mantenerse infinitamente en el poder.

Está demás decir que todas aquellas personas que compartían estas ideas estaban completamente seguras que cuando llegara el proletario al poder y se hicieran las reformas pertinentes a la sociedad ya no habría necesidad de un Estado, y por consiguiente tampoco existirían cárceles ¿Para qué prisiones si ya todo iba a ser igualdad y todos los seres humanos seríamos buenos porque somos así por naturaleza?

Si bien, ya son muy pocas las personas en la actualidad que llegan a creer en este mundo idílico y fantasioso creado por esos marxistas soñadores, no hallo otra razón para lograr entender la problemática que aqueja las cárceles de nuestro país ¿Cómo es posible que los penales de nuestra nación hayan llegado a esta situación? ¿Será que este gobierno de izquierda se olvidó de las cárceles porque en socialismo todo es igualdad y fraternidad? ¿Será que se creyeron esa teoría desfasada y pretendieron que los presos y las cárceles desaparecerían como por arte de magia? Quién sabe.

Lo que sí sabe ahora todo el pueblo venezolano es que hace más de dos semanas la Guardia Nacional se encuentra en una lucha sangrienta con los presos de El Rodeo II a causa de la negativa de los reos de deponer las armas y entregarse a las autoridades. La lucha comenzó luego que se produjera un motín dentro de la instalación y las autoridades intervinieran, llevándose la sorpresa que los retenidos recibieron a la Guardia Nacional disparándoles con armas de gran potencia.

Aunque parezca insólito, una de las causas por las que las autoridades no han podido hacerse del control dentro de la prisión es porque mucho de los presos cuentan con armas de mejor calibre y desempeño que el armamento de la Guardia Nacional ¿Será posible esto? Aunque cueste creerlo, es así. La lucha sigue y las partes no terminan de ponerse de acuerdo para zanjar el problema de una manera pacífica; mientras tanto, balas van y balas vienen.

Las preguntas que todos nos hacemos son obvias: ¿Cómo es posible que este gobierno, en sus doce años en el poder, haya podido permitir que las cárceles se conviertan en antros de vicios y podredumbre? ¿Cómo es posible que este gobierno que viene a reivindicar al pueblo venezolano de la repugnante “Cuarta república” no haya investigado antes las denuncias de que los presos poseían armamento? Es más, ¿de dónde salieron todas esas armas? ¿llegaron caminando a la prisión? No lo creo.

El ministro El Aissami salió por televisión diciendo que la problemática iba a ser resuelta lo más pronto posible. Eso fue hace ya varios días y la cantidad de reos muertos siguen en aumento. Las autoridades ponen trabas y ocultan por doquier las cifras y, según sus datos oficiales, perecieron alrededor de 20 presos, mientras que extraoficialmente se hablan de más de 60. Todo son rumores y susurros ante el hermetismo de las autoridades para publicar la información concerniente al caso ¿Qué tanto oculta? Seguro una verdad que no les conviene dar a conocer.

Paralelamente, Chávez se encuentra en La Habana recuperándose de la intervención quirúrgica que le practicaron hace más de dos semanas, y los detalles sobre su recuperación y su estado de salud actual eran un misterio hasta que ayer en la noche dio un discurso desde Cuba dando a conocer que se le había extirpado un tumor canceroso. Lo cómico de la situación es que varios medios “golpistas e imperialistas” ya habían publicado información sobre los fuertes rumores del posible cáncer que padecía el Presidente y los medios oficialistas la habían deslegitimizado y acusado a esos medios de “desinformadores” ¿Y ahora qué? ¿Quién era entonces el que desinformaba al pueblo? Tratándose de un empleado público electo por los ciudadanos ¿Los venezolanos no merecían saber sobre la salud de su presidente? Al parecer al PSUV le importa poco los derechos del pueblo y la libre circulación de la información. En fin, eso de la democracia no se les da muy bien que digamos.

Asimismo, cabe mencionar que el pasado lunes se celebró el Día del Periodista. Es trascendental resaltar que desde el año 2002 hasta el año 2010 se han registrado más de 1687 casos de violación en el contenido de la libertad de expresión; para oscurecer aún más el panorama, se debe resaltar que la cantidad de casos resueltos de todas las demandas hechas por los periodistas son ínfimas e irrisorias.

Este año más que nunca la festividad del Día del periodista se tornó sombría, llena de miedos y temores a causa de esta actividad tan satanizada por el gobierno; aún así, es un logro importantísimo que se pueda celebrar este día un año más, porque no se sabe hasta cuándo se disfrutará de ese placer.

La situación lamentable de las cárceles, el hermetismo que existió con respecto a la salud del Jefe de Estado y las casi infinitas demandas y violaciones a la libertad de expresión son cortesía de: El Gobierno Nacional Bolivariano, todo esto ¡Hecho en Socialismo!